Aprenda a decir NO

NOTA: Este artículo está dedicado a nuestros asociados (empleados) y a los empleados de nuestros clientes y patrocinadores. Esperamos que les sirva para realizar un mejor desempeño y ser más productivos.  ¡Siempre hay espacio para mejorar!

Muchos artículos se han escrito sobre cómo decir NO.  Saber cuándo decir NO, aunque la persona que está esperando se moleste contigo, puede ser la diferencia entre ser una persona mediocre  y una exitosa. Más aún, puede ser la diferencia entre el grano y la paja o mejor dicho entre ser eficiente o efectivo. (Nuestro próximo escrito)

Especialistas en el área de productividad y eficiencia han escrito capítulos enteros sobre cómo decir no y la importancia de reconocer, de inmediato, el costo de no decirlo.  Cuando decimos que sí, nos comprometemos y comprometemos nuestro tiempo, y por ende nuestro trabajo.  Seamos empleados o empresarios decir no, en el momento correcto, puede liberarnos de perder un tiempo valioso que pudimos emplear en las cosas que tenían mayor prioridad.  Decir no puede ser la diferencia entre conservar nuestro trabajo o nuestra empresa.

Mucha gente cuando le decimos que no se molestan con nosotros y hasta pueden dejar de hablarnos (lo que en algunos casos podría ser beneficioso, por el tiempo que constantemente nos hacen perder). Sin embargo, debemos aprender a decir no de manera cordial. Sé educado pero firme. Da una explicación corta y clara, pero amable. Añádale un “lo siento mucho pero…”.  Si la persona vuelve a pedirte otra cosa, repítele lo mismo para que recuerde que el NO es definitivo. Un “por favor no me pidas cosas que no puedo hacer. No tengo el tiempo disponible para poder decirte que sí. Lo lamento.” Este tipo de sentencia determina que es definitivo. Finalmente entenderán que es mejor no molestarte, si no quieren un NO rotundo.

Seguir estos consejos te servirá para apreciar más tu tiempo y, por ende, tu productividad. La esencia de la productividad es el tiempo. Es saber manejarlo.  Por eso cuando te envíen a hacer alguna cosa o cuando te propongas hacer algo, hazlo bien. Tómate el tiempo necesario para ser efectivo en lo que haces. Verás cómo te reconocerán y apreciarán tu labor.  Todos tenemos a alguien a quien rendir cuantas. Algunos a los jefes y otros los clientes. Siéntete orgulloso de tu trabajo. Hazlo bien manejando tu tiempo adecuadamente.

Las tres técnicas de decir NO:

  1. Prepárate para decir no.  Haz un acercamiento (“aproach”)  muy amable y memorízatelo. Utilízalo siempre que entiendas que te quieren quitar tu valioso tiempo. Por ejemplo,iIndícale que ya no puedes asumir más compromisos de los que tienes pero que si en un futuro pudieras ayudarle con gusto lo harías.
  2. No te sientas culpable. El culpable es la persona que te está tratando de robar tu tiempo. Crea una burbuja de satisfacción y no permitas que nadie entre a ella para tratar de robarte tus sueños y progreso. No te dejes manipular.
  3. Siéntete satisfecho de lo que acabas de lograr. Piensa en lo que acabas de ganar: tiempo. Tiempo para dedicarlo a las cosas que realmente le añaden valor a tu trabajo y por el cual serás recompensado.  Créelo o no, si sigues estas técnicas verás cómo tu vida se se simplifica, tu trabajo mejora exponencialmente y recibirás los elogios de tus compañeros y de la gerencia de la empresa para la cual trabajas. Recuerda, la próxima vez que alguien te pida que dejes tus prioridades para atender las de esa persona, entiende que está quitándole valor a tu labor y envíala para la técnica uno (arriba) y que se prepare a oír tu “aproach”.

Ensaya la técnica numero uno  hasta que te la memorices, la digas con fluidez y desde lo más profundo de tu corazón.  Verás que con el pasar del tiempo la gente se dará cuenta y te repetirán tu “aproach” aún antes de tu terminarlo.  Eso significa que ya saben que es mejor que te dejen tranquilo(a), pues ya tu sabes cómo alejarlos (as).  Esta técnica te ganará finalmente el respeto de tus compañeros y pronto verás como otras personas te reconocerán y utilizarán tu “técnica”.

Cuando queremos decir no y decimos sí nos faltamos el respeto.  Si nosotros mismos no sabemos apreciarnos y respetarnos no podemos esperar que los demás lo hagan.

En Trooper Security seguimos nuestros valores al pie de la letra.  Uno de ellos dice: El valor de nuestro trabajo debe ser más importante que el costo del mismo.  Si el costo de hacer tu trabajo es alejar las malas influencias y los roba-tiempo, entonces paga ese costo y… aléjalos. Total, ya tienes la técnica.

Si quiere leer más de nuestros valores entra a:

http://www.troopersecurity.com/empleos/codigo-de-etica-y-rce/

 

Productividad y Eficiencia

Acerca de

Pedro M. Caballer, se ha dedicado a la industria de la Seguridad desde el 1995.

Esta entrada fue publicada en Artículos, Productividad y Eficiencia. Hacer un "Bookmark" del permalink. Sigue cualquier comentario desde aquí con el "RSS feed" para esta publicación. Haz un comentario o déjanos un "trackback": Trackback URL.

Publique un Comentario

Debe estar registrado para poder comentar.